Close

Cuerpo, mente y respiración
conectados, al servicio del espíritu

Yoga

El Yoga es una práctica que conecta cuerpo, mente y respiración. Es sentir cuerpo y mente, armonizarlos y ponerlos al servicio del espíritu. 

 

En esta práctica se utilizan posturas físicas, meditación y ejercicios de respiración para mejorar la salud y el bienestar. A través del Yoga mejora el estado físico, la postura y flexibilidad.  También ayuda a aumentar la claridad mental y a gestionar mejor nuestras emociones, posibilitándonos el poder relacionarnos mejor con los demás. 

 

Esta práctica se desarrolló hace miles de años y existe en diferentes variantes y estilos. En El Centro Habitado impartimos distintas clases de yoga en Lugo: Hata Yoga, Yoga Vinyasa, Yoga terapéutico,  Yoga Adaptado, Yoga para embarazadas, Yoga infantil…

  • HATHA YOGA
  • YOGA VINYASA
  • YOGA TERAPÉUTICO
  • YOGA PRENATAL
con Adela García

¿Qué es? ​

El Hatha Yoga es una de las sendas del yoga,  tal vez la más conocida en occidente. La traducción literal es “yoga de la fuerza”. Yoga quiere decir unión; la sílaba Ha hace referencia a la energía femenina de la luna y la sílaba Tha hace referencia a la energía masculina del Sol. Significa la unión de estos dos aspectos. La intuición, vinculada con la capacidad de recibir, de imaginar y el hemisferio cerebral derecho. La razón, para construir, evaluar y el hemisferio cerebral izquierdo. 

 

Para equilibrarlos propone técnicas como ásanas (posturas físicas) y pranayamas (la ciencia de la respiración) que van purificando nuestro cuerpo, devolviéndole equilibrio a nuestros sistemas (nervioso, digestivo, endocrino) propiciando así el bienestar a nivel físico. 

 

¿Por qué hacer Yoga?

Cada día más personas se sienten interesadas por el yoga, motivados por problemas como el estrés, rigidez corporal, ansiedad, interés por conseguir una mente meditativa, dolor...

El yoga enseña a los pulmones a respirar plenamente, deshace el nudo del estómago, trata el cuerpo con firmeza y flexibilidad, quita el peso sobre los hombros, es bálsamo para los nervios y calma el discurso mental.

 

Podemos entender el yoga como una disciplina holística respetuosa con la verdad de cada uno.

con Adela García

Inspiradas en el método de Ashtanga Yoga, practicaremos una serie de asanas (posturas) de manera dinámica.

 

Aprenderemos a respirar con cada movimiento y trabajaremos cómo realizar las posturas en sincronía con la respiración, esto es Vinyasa. Es “Fluir”, “Conexión”, “Unión de respiración y movimiento”.

 

Realizaremos una secuencia de asanas completamente predefinidas, manteniendo en todo momento la integridad de la práctica. No se trata de un ejercicio físico sin más, se trata de una disciplina espiritual que va más allá.

 

Todas las posturas están conectadas a través de la respiración rítmica que, junto con la respiración Ujjayi (tipo de respiración sonora), ayuda a mantener la concentración, generando calor interno que produce sudor. Esto mantenido en el tiempo tiene un efecto de detoxificación o depuración del organismo que a largo plazo aporta gran estabilidad emocional.

 

Si esta práctica se realiza con constancia, respeto y devoción, el cuerpo se depura y se libera de toxinas, creando un estado mental de calma y tranquilidad.

con Adela García

Clases dirigidas a personas que quieren practicar Vinyasa Yoga, pero por diferentes dolencias o patologías están limitadas.

 

Las clases son más suaves y menos exigentes que una clase de Vinyasa Yoga habitual. Se trabaja el cuerpo y se le da especial relevancia al alineamiento corporal adaptando la práctica en función de las características biomecánicas y patológicas del practicante. La relajación y meditación son esenciales en cada sesión con el objetivo del alcanzar el equilibrio físico y la armonización mental.

 

Estas clases se realizan en grupos reducidos para llevar a cabo un trabajo más personalizado, y están diseñadas para reequilibrar los desajustes físicos y ayudar a mejorar las afecciones psicológicas del practicante.

 

En las clases de Yoga Terapéutico queremos que establezcas una dinámica de confianza con tu cuerpo, tomando física y mentalmente un papel activo y protagonista en el viaje hacia la sanación y tomar plena responsabilidad en el proceso de curación. 

 

Los verdaderos cambios ocurren cuando modificamos los patrones de comportamiento y nuestros pensamientos, palabras y acciones juegan un papel crucial en nuestro bienestar.

   

El yoga es bueno durante todo el proceso del embarazo: desde la concepción hasta el nacimiento del bebé. La antigua disciplina del yoga se basa en la búsqueda de la armonía entre el cuerpo y la mente, una manera de aprender a escucharse a una misma, algo muy importante a lo largo del embarazo.

 

Si se realiza correctamente, el yoga para embarazadas es muy beneficioso, ya que sus ejercicios se basan en la búsqueda del equilibrio y no requieren un esfuerzo. En los primeros meses, los ejercicios que se realizan en las sesiones de yoga favorecen la relajación mediante posturas que simbolizan el elemento "agua", importante en esta primera fase del embarazo, por el aumento de líquidos en el organismo. A medida que se aproxima la fecha del parto, las posturas de yoga para embarazadas pasan a simbolizar el "fuego", el elemento de la potencia creativa.

 

Efectos positivos del Yoga Prenatal

• Oxigenación. El yoga para embarazadas ayuda a liberar las tensiones musculares y mejora la respiración, favoreciendo el incremento de la oxigenación de la sangre y del niño.

• Elasticidad. Durante el embarazo, la franja muscular del periné, que sostiene el útero, debe ser más elástica para permitir el paso del feto por el canal del parto. Muchas posiciones del yoga actúan sobre esta zona y atenúan las contracciones.

• Posición. A medida que el embarazo avanza, la pelvis se desplaza hacia delante y la curva lumbar se acentúa. El yoga para embarazadas ayuda a estirar la espalda y a distribuir bien el peso.

• Tono. Los estiramientos también resultan beneficiosos para la preparación al parto, ya que tonifican los músculos. En las sesiones de yoga para embarazadas en Lugo en El Centro Habitado, se realizan muchos estiramientos.

• Relajación y buena digestión. La ansiedad que acompaña al embarazo puede mejorar con la repetición de un sonido, una sílaba, una palabra o una frase que ayuden a liberar la mente (los conocidos como mantras).

 

Yoga para embarazadas, bueno para el parto

El hábito de escucharse a una misma revaloriza el conocimiento inconsciente del cuerpo, que másadelante se convierte en la guía instintiva en la dilatación y el parto. Asimismo, algunas posturas de yoga para embarazadas favorecen el descenso del niño, en función de las diferentes fases. Cuando la cabecita del bebé empieza a encarar el canal del parto, son beneficiosas las posturas que enderezan la columna, atenuando la curva lumbar y aumentando el diámetro de la zona superior de la pelvis. En cambio, durante la última fase de expulsión, la curva lumbar deberá ser acentuada, de manera que aumente el diámetro de la zona inferior de la pelvis. Son ideales las posturas agachada o a gatas, que, si se acompañan de una respiración consciente, ayudan a reducir el dolor de las contracciones y la duración de la dilatación.

 

¿Quién puede practicar Yoga para Embarazadas en Lugo en El Centro Habitado?

Puede ser practicado por toda mujer embarazada, siempre y cuando no haya ninguna complicación grave. Se recomienda consultar con el ginecólogo. No hace falta haber practicado yoga previamente.

También impartimos clases INDIVIDUALES de Yoga Prenatal